27 Mar, 2020. 08:56 hrs

Nuevo estudio vuelve a apuntar al pangolín como fuente del coronavirus

Investigadores detectaron que varias muestras de este animal estaban infectadas por virus genéticamente muy parecidos al Covid-19


El análisis de muestras genéticas nuevamente nombra al pangolín como posible fuente del coronavirus. Esto luego que varios ejemplares incautados hace tres años a más de 1.000 kilómetros de Wuhan, donde se desató la pandemia, estaban infectados por virus genéticamente muy parecidos al SARS-CoV-2.

Esta nueva investigación realizada por científicos  de la Universidad de Hong Kong y de la Universidad de Shantouse se suma a dos anteriores que también habían encontrado una conexión entre uno de los animales más amenazados del planeta y la pandemia global.

En el estudio publicado en Nature, se señala que aunque ese grado de similitud no es suficiente para asegurar que este pequeño mamífero salvaje sea sin duda el origen del brote, sí demuestra que el pangolín es, junto al murciélago, huésped de estos virus.

Los resultados de esta investigación indican que seis de las 43 muestras contenían coronavirus con una elevada similitud genética entre este ARN y el SARS-CoV-2.

«El papel que juegan estos pangolines en la aparición del SARS-CoV-2, que causa la Covid-19, aún no está claro. Sin embargo, llama la atención que los virus del pangolín contengan determinadas regiones genómicas que son muy cercanas a las del virus humano», explica el virólogo evolutivo de la Universidad de Sidney (Australia) y coautor del estudio Edward Holmes.

No es la primera vez que el pangolín resulta sospechoso, pues el pasado 7 de febrero también un equipo chino publicó un estudio en Nature en que aseguraba que habían hallado en un pangolín un genoma de coronavirus con un 99 por ciento de similitud con el patógeno detrás de la Covid-19.

Pero, unas semanas después se tuvieron que retractar, porque la similitud no era del 99 por ciento sino del 90 por ciento, un porcentaje insuficiente para afirmar que este animal es el origen de la pandemia.

En el último estudio, los positivos tenían una similitud en su secuencia genética de entre el 85,5 por ciento y el 92,4 por ciento, sin embargo, los coronavirus de los pangolines estudiados no cuentan con una alteración clave que sí aparece en el coronavirus humano y que afecta a la proteína que usa el virus para acoplarse a las células humanas.

Junto a determinadas especies de murciélago, los pangolines son los únicos mamíferos en los que se han detectado coronavíridos como el que ahora castiga a los humanos, por los científicos consideran que su venta en los mercados de animales salvajes debería prohibirse de inmediato para disminuir el riesgo de potenciales transmisiones del virus a las personas.

Por el momento, las pruebas de que se dispone sitúan al murciélago como reservorio del SARS-CoV-2. Pero para que el virus pase del murciélago al ser humano se necesita un animal intermedio.

- publicidad -