8 octubre, 2020

María Gracia Omegna contó por qué no compra ropa ni juguetes para su hija

A raíz de la aparición de Anka durante una transmisión, la actriz fue consultada por el chaleco que tenía puesto la pequeña


Hace unos días la actriz María Gracia Omegna sorprendió al mostrar a su pequeña hija Anka, de un año. Esto sucedió en una transmisión en vivo que ella tuvo con Jordi Castel, ocasión en la que habló sobre su carrera y entregó su opinión sobre diversos temas de la contingencia.

En la entrevista además apareció su pareja y padre de su hija, Gonzalo Valenzuela, con la pequeña Anka en sus brazos, sorprendiendo al animador y a todos los cibernautas.

“¡No! vamos a conocer a la Anka! ¡Qué linda es!”, dijo Jordi evidenciando la emoción del momento. A lo que el actor le respondió entre risas: “Puras exclusivas te estás llevando».

La crianza consciente de María Gracia Omegna

A raíz de la aparición de la pequeña Jordi le consultó a María Gracia sobre el chaleco que tenía puesto su bebé.

“¿Y ese chaleco verde agua de dónde lo sacaste?”, le preguntó. Ahí, ella aprovechó para contarle que toda la ropa que usaba era usada.

“Pura herencia, no le he comprado nada, solo voy buscando ropa de otras guagüitas que van creciendo para reciclar y se viste de eso”, expresó la intérprete.

Y luego añadió que «después yo entrego la ropa a otra guagüita». A su vez, detalló que “lo único que he comprado son pañales no más y champú. Pero hasta las mamaderas se reciclan, los juguetes se reciclan, todo”.

Destacar que la actriz ha manifestado a través de su cuenta de Instagram que está a favor del reciclaje y del consumo sustentable, mostrando diferentes formas de cuidar el medio ambiente.

Aquí puedes ver una de sus publicaciones:

¿Cómo reciclar ropa u objetos en casa?

Según datos entregados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el año 2025 la industria de la moda utilizaría el 25% del presupuesto de carbono del mundo.

Y tenemos más: la industria textil vendría siendo la segunda más contaminante en el mundo. Por ejemplo, el algodón se demora hasta cinco años en degradarse en un vertedero, mientras que el poliéster, nylon o acrílico se demoran unos 400 años.

Te dejamos algunas ideas para practicar en casa, con grandes y chicos:

Los calcetines viejos son geniales para hacer caballos y serpientes. Hay que rellenarlos de telas inservibles (ropa rota que no se puede donar) o de papel de periódico. La cara se les hace con un rotulador, o recortando los ojos y la boca en cartulina y pegándolos después.
Podemos fabricar un palo de lluvia con una botella de plástico rellena de piedrecitas. Podemos pintarla después para que no se vea el interior.
Reutiliza, revende o regala: si no vas a usar una prenda, sea tuya o de tu hijo/a, dale un segundo uso. No sirve de nada que esté en tu clóset apolillándose si puede usarla alguien más. ¡Incluso podrías practicar el trueque!
Revisa más ideas para enseñarle a tus hijos en este enlace.

Ahora Escuchas