03 Sep, 2021. 11:56 hrs

Netflix: estas son las películas chilenas que sacan la cara en el streaming

El catálogo de la reconocida plataforma tiene títulos chilenos esperando conquistar a la audiencia, entre ellos: «Machuca», «El Agente Topo», «El reemplazante», entre otras.


Películas Netflix (1)
Captura

Desde que Netflix apareció en la vida de los amantes de las películas y series, el catálogo se ha abierto para diversas producciones mundiales. Y Chile obviamente no se ha quedado atrás. 

Varias son las tramas que han llegado a la plataforma de streaming para conquistar nuevos fanáticos, o para darle una segunda vida a aquellos que quedaron fascinados con sus historias.

Por esta razón Radio Activa te presentará una pequeña selección de algunas de las producciones nacionales que puedes encontrar en el catálogo de Netflix. ¿Lo mejor? Es que hay temáticas para todos los gustos.

Tony Manero

Si de personajes obsesivos se trata, el de Tony Manero te impresionará. Esto, porque en la segunda cinta de los hermanos Pablo y Juan de Dios Larraín, su protagonista intenta convertirse en el personaje de John Travolta, en la película Fiebre de sábado por la noche.

Raúl es el nombre de este personaje interpretado con maestría por Alfredo Castro, quien realiza una serie de fechorías para conseguir un traje lo más parecido al de su ídolo.

El filme de 2008 consiguió ser la opción nacional en los Premios Oscar. Sin embargo, no logró la estatuilla, pese a que quedó preseleccionadas en la categoría Mejor cinta extranjera.

Ojo, que se toca tangencialmente el tema de la dictadura, al mostrar que los vecinos del Tony Manero chileno se organizan en secreto contra Pinochet.

El Agente Topo

En febrero pasado llegó Netflix el aplaudido documental El Agente Topo, de Maite Alberdi, cinta de 90 minutos que estuvo nominada a al Oscar como Mejor Documental

En el filme conocerás la historia de Sergio, un octogenario hombre que llega a una entrevista de trabajo, para laborar como detective. ¿Su misión? Infiltrarse en una residencia de ancianos para conocer cuál es el trato que recibo una de las señoras que ahí vive.

Con él adentro, se desarrolla un conmovedor relato que te sacará carcajadas, pero también varias lágrimas. Esto, porque compruebas que estas personas no sufren tanto por las enfermedades propias de la edad, sino que por la soledad.

Piola

Las calles de Quilicura son el escenario de la película Piola, del director nacional Luis Alejandro Pérez, que obtuvo el Premio a Mejor Ópera Prima, en el Festival de Cine de Guadalajara.

Estrenada el año pasado, llegó al catálogo de Netflix esta ficción que muestra -sin estereotipos-, la realidad de los jóvenes en dicha comuna del norte de la región Metropolitana. Una que alberga a adolescentes de distintas clases sociales unidos, justamente, por su territorio.

Una cinta con la que reflexionarás sobre la visión que, lamentablemente, se tiene del arte en Chile: un hobby y no un trabajo formal, al igual que de la xenofobia y de la desigualdad. Pero también de la importancia de la amistad.

El Club

En 2015, la productora Fábula estrenó una película que remeció porque cuestionaba a la iglesia chilena: El Club. En esta se conoce la historia de cuatro sacerdotes que viven escondidos en una pequeña localidad costera cercana de Navidad.

Llegaron hasta allá mandatados por las autoridades eclesiásticas, para silenciar los delitos que cometieron mientras ejercían. De hecho, viven en un estricto pero cómodo régimen, que es cuidado con atención por la Madre Mónica (interpretado por Antonia Zegers).

Eso, hasta que aparece un quinto hombre en su hogar. Este no es cura, pero sí los hará recordar las fechorías que hicieron en su pasado.

Machuca

En los meses previos al golpe militar de Augusto Pinochet se ambienta esta película del director Andrés Wood, inspirada en la novela Tres años para nacer, del escritor Eledín Parraguez.

Recibió varios premios, en festivales como el de La Habana, Filadelfia y Valdivia con su retrato del hervidero social que se había producido en el país antes de la dictadura y que mostró a través de una historia real, el experimento de integración de niños de clases trabajadoras que se realizó en el colegio Saint George’s, en la cinta Saint Patrick’s.

Ahí nace la amistad entre dos niños, uno de clase alta, Gonzalo Infante (Matías Quer) y otro que vive en una toma Pedro Machuca (Ariel Mateluna). Junto a otra joven de la población, Silvana (Manuela Martelli), viven diferentes situaciones con las que se van mostrando sus distintas realidades.

Su amistad improbable contrasta con la polarización que existía en esos años, donde una elite que exhibía sus miserias sin miramientos se oponía al gobierno socialista de Salvador Allende para mantener sus privilegios.

Aquí no ha pasado nada

El director Alejandro Fernández Almendras causó algo de polémica con esta cinta cuando se estrenó, en 2016, porque está inspirada en el caso de Martín Larraín, el joven (hijo del ex senador y ex presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín) que atropelló a un hombre en Curanipe y se dio a la fuga.

La trama sigue a un chico que junto a su grupo de amigos, y después de una regada fiesta, se ve involucrado en un atropello, situación que no recuerda con claridad, pero que su familia se encargará de desvirtuar.

Se trata de un filme bien interesante que representó a Chile en los Premios Goya y que ganó como Mejor Película en el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias y en Sanfic.

Nadie sabe que estoy aquí

El debutante Gaspar Antillo dirige la primera película original de Netflix de producción nacional. Tiene como protagonista a Jorge García, mejor conocido como Hurley de la serie Lost, quien asume por primera vez un papel protagónico y en un filme realizado en el país de origen de su padre, el médico chileno Humberto García.

Este rol es el de Memo Garrido, quien en la actualidad ayuda a su tío Braulio (Luis Gnecco) en la curtiembre de pieles de oveja en una granja vecina al lago Llanquihue. En medio de la naturaleza y el trabajo duro este hombre esconde los traumas de su pasado.

Hace muchos años él era una joven promesa del canto y, empujado por su padre, Jacinto (Alejandro Goic), buscó fama en Miami. Pero debido a sus kilos de más, un productor decidió que le prestaría su voz a otro chico con mejor “look”, Angelo Casas (Vicente Álvarez).

Ahora Memo escapa de los recuerdos y de la compañía de otras personas, a excepción de su tío. Aunque en la soledad de su cuarto sueña con las luces de un escenario, mientras confecciona un brillante atuendo y lee las memorias de un maduro Angelo (Gastón Pauls).

El cristo ciego

Christopher Murray es el director de este filme que se centra en un joven que emprende un viaje por el Altiplano en búsqueda de la salvación propia, de un amigo y de quienes va conociendo en el camino. Un peregrinaje místico de quien se cree una especie de profeta y que camina descalzo por el desierto.

El protagonista, Michael Silva, es el único actor profesional que interviene en esta cinta; el resto son lugareños pampinos que también contribuyeron con sus historias a construir la trama.

Dry Martina

Esta es una comedia chilena/argentina que tuvo excelentes críticas y que sigue a una ex cantante pop argentina (Martina) que, luego de una ruptura amorosa, decide viajar a Chile para redescubrirse sexual, profesional y familiarmente.

Un estreno del año pasado con muy buenas actuaciones de Antonella Costa y Geraldine Neary. Una película entretenida y de buena factura que, además, saca bastantes risas al espectador.

La memoria del agua

El sexto largomatraje del director Matías Bize, que se estrenó en 2015, tras La vida de los peces, tiene como protagonistas a Elena Araya y Benjamín Vicuña.

Ellos dan vida a una pareja, Amanda y Javier, que tras la muerte de su hijo se ve obligada a replantear su relación y decide separarse. Un proceso doloroso que buscarán enfrentar en un viaje que realizan juntos para tratar de salvar su relación.

El Reemplazante

Algunos dicen que se parece a Mentes Peligrosas, el filme de 1995 en que Michelle Pfeiffer hace de profesora en un colegio de chicos problemáticos. En este caso, el ejecutivo de una importante empresa (Iván Álvarez de Araya) se queda sin trabajo por sus errores y ambición desmedida.

Empujado por su padre y su hermano, que se dedican a la docencia, decide replantearse la vida y hacer clases en un colegio con alumnos de bajos recursos.

Ahí conoce a estos chicos en riesgo social, los empieza a entender y a querer, en una relación difícil, pero al final fructífera para ambas partes, porque este improvisado profesor irá reaprendiendo valores que había dejado de lado.

Una producción de dos temporadas que le dio prestigio a TVN, canal en que se emitió en 2012 y 2013, y que, además, tenía como canción central la gran Mi Verdad, en la voz de Ana Tijoux. Imperdible.

Mujeres arriba

Esta comedia sin filtros y desenfadada, que se estrenó el año pasado y que dirige Andrés Feddersen.

Su historia gira en torno a las relaciones y las aventuras de tres amigas treinteañeras: Maida (Natalia Valdebenito), Consuelo (Alison Mandel) y Teresa (Loretto Bernal).

Tras la separación de esta última, luego de descubrir la infidelidad de su marido, sus dos amigas la ayudarán en su proceso en busca de la felicidad a través de la liberación sexual.

Mi amigo Alexis

El año pasado a Netflix esta película protagonizada por el delantero de la Selección Chilena. Alexis Sánchez da aquí sus primeros pasos en la actuación, acompañado por el experimentado actor Daniel Muñoz y de los niños Luciano González y Marco Baeza, quien interpreta al futbolista en su niñez.

La cinta, inspirada en la vida del jugador del Inter de Milán y dirigida por Alejandro Fernández Almendras, muestra la amistad entre un niño y su ídolo deportivo, en un viaje emotivo y optimista frente a las dificultades de la vida.