11 Jul, 2022. 17:33 hrs

Christell Rodríguez revela que ya tiene vestido para el casorio

La cantante viene dando detalles de su boda hace un par de semanas, y ahora no fue la excepción respecto al vestido de novia.


Christell Rodríguez (3)
Instagram de Christell Rodríguez

Fue el pasado 18 de junio cuando Christell Rodríguez dio la gran noticia a sus seguidores de Instagram; se viene el casorio para la ex estrella musical infantil y Aquí se Baila.

«Fue un momento íntimo de conversación, sin challas ni efectos especiales. Él sacó una cajita, yo pensaba que eran unos aros que le íbamos a regalar a una sobrina, y estaba el anillo. Fue de mucha risa», relató Christell Rodríguez a través de su cuenta de Instagram.

Desde ese momento, la cantante se ha dedicado a dar algunas pistas de su matrimonio a través de las historias de la plataforma social; la boda será el próximo febrero de 2023 y en Viña del Mar.

Ahora, la también bailarina entregó una papita totalmente distinta relacionada con el vestido de novia que ocupará en su gran día.

El «gran día» va viento en popa

Continúan las preparaciones para el casorio de Christell Rodríguez. Así lo informó la misma ex Aquí se Baila, quien durante el pasado domingo fue a ver vestidos de novia, después de tener un par en mente.

Y para la sorpresa de sus seguidores, la intérprete del famoso hit infantil «Mueve el ombligo», confirmó que ya tenía el vestido de novia idóneo para su gran día.

Historia De Christell Rodríguez
Historia de Christell Rodríguez

«Le dije que si al vestido!», expresó Christell Rodríguez a través de sus historias de Instagram confirmando un pasito más de lo que será su matrimonio.

Christell Rodríguez responde a los cuestionamientos de su boda

Sin embargo, a pesar de todas las buenas noticias y los avances en los preparativos, algunos internautas la criticaron porque se casará a los 24 años. 

«¿Por qué te casarán tan joven?», fue una consulta que recibió la cantante. Pero Christell no se quedó sin contestar, ya que la respuesta de la bailarina vino con un simple «¿Y por qué no?».