3 julio, 2020

Brote de peste negra en Mongolia: casos sospechosos obligan a cerrar fronteras y mantener aislada a la población

Dos personas habrían muerto tras consumir carne cruda de marmota en el país asiático.


Gran preocupación ha generado un supuesto nuevo brote de peste negra en Mongolia. De acuerdo a los reportes internacionales, dos personas habrían fallecido por esta causa en el país asiático, lo que obligó a las autoridades locales a introducir medidas de aislamiento en la ciudad de Tsetseg, que incluyen el cierre de sus fronteras con Rusia.

El brote de la enfermedad, que durante la Edad Media provocó millones de muertes, habría surgido producto del consumo de carne cruda de marmota. El Centro Nacional de Mongolia para las Enfermedades Zoonóticas (NCZD) confirmó dos casos sospechosos de peste negra o «peste de las marmotas» en la región de Khovd.

De esta manera, entre las medidas implementadas para evitar la propagación de la enfermedad por parte de las autoridades, además del cierre de la frontera, destaca que a los vehículos se les prohibió temporalmente el ingreso a la región.

Según declaró el NCZD, se analizaron las muestras de 146 personas que, en su opinión, tuvieron contactos con las dos personas infectadas e identificaron a 504 individuos que tuvieron un segundo contacto. En tanto, los medios locales informaron que las víctimas serían un hombre de 27 años y una mujer joven, recoge RT.

La cuarentena y el cierre de fronteras no es algo nuevo para Mongolia, ya que en 2019 también cerró el paso fronterizo con Rusia. Tal acción fue motivada porque el país estaba supuestamente experimentando un brote de la «peste de la marmota», la que causó la muerte de turistas rusos que consumieron la carne del roedor.

A pesar de que la caza y el consumo de la especie están prohibidos por restricciones sanitarias, es habitual que la población mongoliana se alimente de ella.

La peste negra data del siglo XIV y se trata de una enfermedad que se origina de una bacteria llamada yersina pestis, que existe en los roedores. En ese año, la enfermedad se propagó luego que varias pulgas que se habían infectado de estos animales, picaran a humanos y los contagiaran de inmediato.

Una vez que la persona se contagia con la peste negra, comienza a experimentar síntomas como la inflamación de los nódulos del sistema linfático en las ingles, axilas y cuello junto con fiebre alta y supuraciones. Esto podría representar un grave peligro para el organismo del ser humano.

 

v
Ahora Escuchas