24 Mar, 2021. 14:43 hrs

¿La nariz de tu perro siempre está muy fría? ¡Es completamente normal!

¡Conoce la explicación de los expertos!


Nariz de perro

¿Te preocupa que perro siempre tenga la nariz helada? Un estudio publicado Scientific Reports, indica que esto es completamente normal.

La investigación se realizó en conjunto con la Universidad de Lund de Suecia y la Universidad de Eötvös Loránd de Hungría y llegaron a una sólida conclusión.

La nariz de los canes está constantemente fría porque tiene detectores de calor ultrasensibles.

En otras palabras  esta les permite detectar fuentes de calor aún cuando son muy débiles, como la de un pequeño mamífero hasta a un metro de distancia.

Esta habilidad es mucho más común en algunas razas como los labradores

Datos que entregó la investigación

Para el estudio se escogieron tres razas de perro. Un Golden Retriever llamado Kevin, un Nova Scotia Duck Tolling Retriever llamado Delfi y una raza mixta llamada Charlie.

El objetivo de la prueba era que los animales fueran capaces de distinguir dos objetos visualmente idénticos, basándose sólo en el calor radiante que emitían.

Todos los perros fueron capaces de pasar la prueba utilizando su nariz. Los expertos además descubieron que «todos los estímulos de calor radiante utilizados en nuestros experimentos fueron demasiado débiles para ser percibidos por las manos humanas, incluso a distancias muy cortas».

¿Qué pasa con las narices húmedas?

Otra característica que es bastante habitual observar en la nariz de los perros es que suelen mantenerse húmedas.

Esto no significa necesariamente que estén enfermos. Los profesionales de Experto Animal señalan que la humedad en su nariz le permite al animal «captar mayor número de estímulos olfativos, que son enviados al cerebro. Esto le otorgan al animal la capacidad de percibir una amplia variedad de olores, incluso a largas distancias».

Además aclararon un mito muy común sobre la nariz de los perros. Estas no actúan como termómetro.

Si están más calientes de lo común, no es un indicador de que el animal tenga fiebre, si no que puede significar que estuvo expuesto a una fuente de calor.

Los expertos recomiendan evitar este tipo de situaciones ya que podría resquebrajar y lastimar la delicada piel de la nariz del perro.

- publicidad -