30 Abr, 2021. 17:56 hrs

¡Que emoción!: Profesor jubilado vendió su auto para pagar las deudas y sus alumnos se lo devolvieron

El auto era uno de los sellos del profesor Marcelo


Profesor

La conmovedora historia de Marcelo Siqueira se hizo viral esta semana. El profesor brasileño de 87 años, actualmente está jubilado y su pensión no le alcanza para vivir.

Marcelo enseñó durante 26 años el ramo de Historia y Geografía en la misma escuela. El profesor era muy querido y respetado tanto en la Escuela Estatal Doña Carola como en el pueblo de Curitiba.

Pero además de sus años de servicio era famoso por su vehículo. Marcelo tenía un Volkswagen Beetle, que compró cero kilómetros en 1972, y que había conservado por más de 49 años. Finalmente su auto terminó por convertirse en el sello del profesor.

Pero muy a pesar de Marcelo, las deudas económicas se le acumularon y no le quedó más alternativa que vender su icónico vehículo.

La campaña solidaria

La noticia de la venta del auto y los problemas económicos del profesor, pronto llegaron a los oídos de sus muchos ex estudiantes.

En conjunto decidieron ayudar a su profesor, así que se organizaron en secreto en un grupo de WhatsApp. Ahí comenzaron a reunir el dinero necesario para comprar el icónico auto de Marcelo.

Él fue esencial en esa parte de nuestras vidas de niños para pensar hacia el futuro”, explicó  al programa brasileño Meiodía, Claudio Martins, uno de los ex alumnos de Marcelo.

Con el esfuerzo de varios ex alumnos consiguieron juntar el dinero necesario para comprar el auto del profesor y poder devolvérselo.

Además con el dinero que recaudaron lograron organizar una campaña para remodelar el auto y lo dejaron como nuevo. Luego se reunieron para darle la gran noticia a su profesor que se emocionó hasta las lágrimas con el regalo.

Programa Meiodia
Programa Meiodia

“Me emocionó mucho” admitió Marcelo. El momento exacto en que el profesor recibió las llave de su auto recién remodelado quedó registrado por las cámaras de Meiodía.

La historia tuvo final mas que feliz, ya que cuando el profesor quiso hacer andar el auto este no partió. Por eso todos los presentes entre risas tuvieron que empujarlo para que partiera. 

Ahora Escuchas