16 May, 2021. 11:23 hrs

Con fantasma enojado incluido: Militares y apoderados revelaron que en su recinto «penan»

Ni siquiera un fantasma enojado fue razón suficiente para que los apoderados de mesa y los militares se pudieran ir a su casa


militares
Agencia Uno

La noche del día sábado estuvo marcada por la custodia de las urnas de los votos emitidos durante la jornada.

Para asegurar la transparencia de los resultados de estas históricas votaciones para escoger  a constituyentes, gobernadores, alcaldes y concejales, tanto militares como apoderados de mesa tuvieron que pasar la noche en sus locales de votación.

Muchas cosas pueden pasar en una noche en vela y así lo demostró un equipo del noticiero T13 Prime, que se encontraba haciendo un despacho en vivo desde un local de votación en San Bernardo.

“Ven ustedes que este gimnasio está vacío, pero hemos escuchado ruidos extraños en este lugar”, dijo la periodista del canal de televisión,

Quien además agregó: “el encargado del local nos dijo que aquí pasaban cosas y que ‘penan’”.

Para darle más credibilidad a su historia la periodista relató un hecho bastante paranormal: estábamos conversando con personal del Ejército y de pronto escuchamos unas sillas que se estaban moviendo”.

El resguardo del local

Colegio embrujado o no, tanto apoderados de mesa como personal militar tuvo que cumplir con su deber de custodiar las urnas de votación. Sin excusas, ni siquiera un fantasma enojado fue razón suficiente para que se pudieran ir a sus casas.

“Hay que tener claridad de que el proceso mañana se va a llevar a cabo de todas maneras. Es algo seguro, por eso también hay personal del Ejército custodiando cada uno de los puntos de este lugar y también la persona que se quedó custodiando el lugar de las urnas, donde va a pasar toda la noche”, aseguró la periodista del noticiero.

Hay que recordar durante la primera jornada de votación, de acuerdo a información entregada por el Servel, apenas un 20% del padrón electoral electoral emitió su voto.

Así que como Radio Activa te decimos: levántate papito y partiste a cumplir con tu deber cívico.