16 noviembre, 2021

La pregunta del millón: ¿el tamaño realmente importa?

El tamaño del aparato masculino es uno de los temas más conversados en relación a la sexualidad. Pero que tan importante es dicha cualidad al momento de hacer el delicioso.


La pregunta del millón: ¿el tamaño realmente importa?
Getty Images

Un tema que parece nunca tener respuesta es si realmente importa el tamaño del aparato reproductor masculino al momento de hacer el delicioso con su pareja, una presión constante para los hombres. Pero ¿Es imprescindible un miembro grande para poder sentir más placer?

Según consigna FMDOS, Odette Freundlich, Kinesióloga especialista en sexualidad, comentó que el mito del tamaño importa viene de una sociedad machista, «donde el hombre debe ser viril, el ‘macho recio’ y su miembro debe ser el importante y con él debe satisfacer a la mujer en relaciones absolutamente coitocéntricas».

¿El tamaño importa para una sexualidad saludable y feliz?

Según Odette, esto es un solo mito, ya que es más importante la función que los centímetros extra. ¿Cómo? Tal como nos explica la profesional, la vagina es una zona que no tiene mucha sensibilidad; «la única zona de la vagina que es más sensible al roce y al placer son los dos tercios más externos; o sea estamos hablando de 3 a 4 cm de la entrada de la vagina o del introito. Un pene de 15 o 20 cm no nos ayuda para la función».

Diferente de lo que nos han hecho creer, más que el largo del pene, influye el ancho, el grosor y el diámetro. «Un pene muy grande, muy largo, muy grueso, lo único que va a producir es dolor y dificultad para la penetración, ya que va a chocar con el cuello del útero y va a producir molestia».

Aquí la clave es entender que más que el tamaño del miembro masculino, el placer y una buena experiencia se da dedicándole el tiempo preciso para poder estimular con el pene, los dedos o un juguete la zona vaginal, más allá de que todo se centre en el coito mismo.

¿Qué hacer si no hay satisfacción en el ámbito sexual?

Toda relación sexual se basa en la comunicación de pareja, saber qué nos gusta, qué no nos gusta, cómo nos gusta ser estimuladas y poder transmitirlo a nuestro compañero.

Pero también el secreto es poder conocer nuestro cuerpo y responsabilizarnos de nuestro propio placer. Tal como nos cuenta Odette Freundlich, Kinesióloga especialista en sexualidad, «debemos aprender a explorar nuestro propio placer para poder compartirlo con nuestra pareja».

De hecho, la profesional nos explica que la clave para una buena experiencia sexual; es entender que el clítoris tiene 8 mil terminaciones nerviosas, por lo que las mujeres pueden sentir satisfacción sin ser penetradas.

«Si se quiere tener placer con la penetración, se debiera estimular el clítoris al mismo tiempo que  la vagina, además de muchos otros factores emocionales, relacionales, etc., no se trata solamente de estar frotando una zona, sino de estar conectados con el erotismo y el placer».

Ahora Escuchas