13 Jun, 2022. 18:06 hrs

Ex-empleado de Google asegura que la empresa tiene una I.A. «con alma»

El ex-ingeniero de la compañía del buscador aseguró que una máquina llamada LaMDA se considera a sí misma como «una persona».


Inteligencia Artificial Google
Crédito: Getty Images

Un empleado de Google fue despedido luego de afirmar que una inteligencia artificial de la compañía comenzó a sentir y a pensar por sí misma.

A comienzos de esta semana, Blake Lemoine, un ingeniero del gigante tecnológico, aseguró ser suspendido luego de sugerir que la interfaz LaMDA de Google; la cual consiste en un Modelo de Lenguaje para Aplicación de Diálogos, desarrolló una conciencia y un alma.

¿Las máquinas pueden sentir?

La tecnología fue revelada el año pasado por la compañía, quienes aseguraron que es una tecnología de punto. Actualmente, la estarían usando de forma interna para mejorar la búsqueda del gigante de la tecnología que se caracteriza precisamente por eso.

Sin embargo, de acuerdo a Lemoine; el software de Inteligencia Artificial se volvió consciente, asegurando que la máquina se denominó a sí misma con un ser sintiente.

El pasado sábado, el empleado publicó una conversación que tuvo con LaMDA. Lemoine le preguntó a la máquina por qué creía que el lenguaje era algo tan integral para el ser humano. Al instante, la Inteligencia Artificial le respondió: «eso es lo que nos hace tan diferentes de otros animales».

Fue entonces que el ex-informático de Google se dio cuenta de que LaMDA estaba «pensando» como un humano. Para comprobar si no se había averiado, Lemoine le preguntó a la máquina si sabía que era una Inteligencia Artificial; y esta respondió: «sí, digo, por supuesto. Pero eso no significa que no tenga los mismos deseos y necesidades de las personas«.

«¿Te consideras una persona, de la misma forma en que me consideras a mí una persona?», preguntó asustado el científico, según reportó Comic BookFue entonces que la máquina respondió: «Sí, esa es la idea».

Sin embargo, cuando Lemoine fue a reportar la conversación a sus superiores, estos afirmaron que «era imposible». De hecho, un representante de Google aseguró que los encargados del área de ética y tecnología no lograron encontrar pruebas de las declaraciones del científico.

Luego de esto, el empleado fue expulsado con paga tras haber «roto las clausulas de privacidad de Google». Una escalofriante historia de terror tecnológica.

Ahora Escuchas