29 Jul, 2019. 10:57 hrs

Periodista de Mega revela que padece depresión endógena

«La he tenido toda mi vida. Está latente y a ratos toma más fuerza» dice Claudia Salas


claudia salas

La periodista de Mega Claudia Salas, quien conduce el noticiero fines de semana y que pronto presentará “Megaplus, Meganoticias update”, junto a Catalina Edwards, realizó una fuerte confesión sobre un  trastorno que padece.

La comunicadora reveló que sufre de depresión endógena. “Tengo depresión endógena, entre otras cosas que no detallaré. La he tenido toda mi vida. Está latente y a ratos toma más fuerza”, fue parte del extenso mensaje que publicó en Instagram hace unas semanas, causando diversas reacciones en sus seguidores.

Tras una complicación la joven tuvo que solicitar una licencia médica de 42 días, y retornó a su trabajo durante la primera quincena de julio.

“Las personas que tienen esta enfermedad me entenderán: no es que seamos débiles de carácter ni malagradecidos. He escuchado cientos de veces “pero si eres linda, inteligente, tienes gente que te quiere, tienes trabajo bla bla…” literalmente BLA. Porque eso suena en nuestras cabezas mientras tratan de ayudarnos con palabras de aliento que lamentablemente no hacen nada”, continuó explicando en redes sociales.

“Si hablo de luz y de sombra es porque les aseguro que ninguno de ustedes pensó que yo vivo gran parte del tiempo con una angustia que a veces literalmente no me deja respirar. No digo esto para victimizarme, porque no soy una víctima. Lo digo para que ojalá todos podamos ser más empáticos, porque detrás de una sonrisa hay tantas cosas que no vemos”, fue parte de lo que expresó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

De luz y de sombra. Todos tenemos cargas, todos tenemos nuestros demonios. Algunos más que otros. La salud mental es algo que no sólo nos debe preocupar, también ocupar. Porque no es fácil, porque aunque no siempre se vea, existe. Y porque las enfermedades psiquiátricas son eso: enfermedades. Tengo depresión endógena, entre otras cosas que no detallaré. La he tenido toda mi vida. Está latente y a ratos toma más fuerza. Las personas que tienen esta enfermedad me entenderán: no es que seamos débiles de carácter ni malagradecidos. He escuchado cientos de veces “pero si eres linda, inteligente, tienes gente que te quiere, tienes trabajo bla bla…” literalmente BLA. Porque eso suena en nuestras cabezas mientras tratan de ayudarnos con palabras de aliento que lamentablemente no hacen nada. Si hablo de luz y de sombra es porque les aseguro que ninguno de ustedes pensó que yo vivo gran parte del tiempo con una angustia que a veces literalmente no me deja respirar. No digo esto para victimizarme, porque no soy una víctima. Lo digo para que ojalá todos podamos ser más empáticos, porque detrás de una sonrisa hay tantas cosas que no vemos. Lo digo también porque quizá hay mucha gente que como yo, lo pasó mal en silencio o pensó que ese sentimiento y esos pensamientos eran normales durante mucho tiempo. Como yo, que tenía esta enfermedad desde niña y fui diagnosticada a los 25 años. Sepan que no es normal, y que no es necesario sufrir en soledad y tener que esconderlo para siempre. Puedo decir por mi experiencia, que un diagnóstico y un tratamiento adecuado puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Literalmente. En mi caso, algún día lo fue. Y cuando eso pasó sentí alivio y sentí rabia. Porque hay miles de personas en Chile que no tienen acceso a tratamientos, porque son carísimos, (cuando empece a trabajar gastaba 3/4 de mi sueldo en tratarme) y también por desconocimiento. Con esto tampoco quiero decir que haya un remedio mágico. Muchos pierden la batalla. Hace un par de meses de hecho perdí a una de las personas con las que crecí por esta enfermedad. (Sigue en la sección de comentarios)

Una publicación compartida de Claudia Salas (@claudiapazsalas) el

La periodista habló con LUN sobre su regreso al canal tras la licencia, dijo que no la miraron distinto pero «realmente la gente estaba preocupada, eso sí te miran con otra cara, te preguntan si realmente estás bien», agregando » tengo claro que no me he mejorado porque es una lucha constante».