16 Mar, 2021. 13:02 hrs

Freddie Figgs: el bebé que fue abandonado en la basura y se convirtió en millonario

Freddie Figgers logró superar todas las adversidades de su vida y se convirtió en un exitoso empresario.


Freddie Friggs- BBC

En septiembre de 1989, el matrimonio de Betty May y Nathan Figgers encontraron un bebé al lado de unos basureros en Florida, Estados Unidos.

La pareja ya estaba acostumbrada a criar niños que habían perdido a su padres. Aunque por un momento dudaron sobre quedarse con el bebé, ya que en ese momento tenían a muchos niños de acogida y a sus propios hijos, no quisieron dejar al recién nacido en un hogar del estado.

Aí fue como Freddie Figgers creció en un hogar amoroso conformado por una trabajadora agrícola, un operario de mantenimiento y muchos hermanos de distinta sangre.

El «bebé basura»

Cuando los niños de su comunidad se enteraron del origen de Freddie, comenzaron a ser muy crueles con él.

“Los niños solían burlarse de mí. Me llamaban ‘bebé basura’, me decían ‘nadie te quiere… eres sucio» contó a BBC.

Los padres de Figgers no le habían contado la verdad de su origen, así que ese tipo de comentarios lo confundían mucho. Ante la insistencia de su hijo Nathan le contó todo.

«Te lo voy a contar sin rodeos. Tu madre biológica te abandonó y como yo y Betty no queríamos mandarte a una casa de acogida, te adoptamos’. Yo me sentí como basura y siempre me acuerdo que me agarró por los hombros y me dijo: ‘Nunca dejes que eso te afecte» recordó Freddie.

La basura de unos es el tesoro de otros

Como Freddie creció en una familia muy numerosa y con escasos recursos, con su padre acostumbraban a hacer un «buceo en la basura».

Todos los fines de semana recorrían los vecindarios cercanos a su casa, y recogían cosas que la gente hubiese desechado. Todo lo que rescataban lo usaban para convertirlo en algo útil para el hogar.

El sueño de Freddie era tener una computadora, pero no tenían dinero para una nueva. Un día encontró una Macintosh que ya no funcionaba y se la vendieron a 24 dólares, unos 17 mil pesos chilenos.

Con circuitos de un radio reloj viejo, y con las herramientas de su padre logró hacerla funcionar y dejarla como nueva.

“Esa computadora borró todo el dolor del acoso escolar. Mientras me molestaban en la escuela, yo pensaba cuánto quería regresar a casa a jugar con mi computadora» admitió Freddie.

A los 11 años ya era capaz de programar y crear programas desde cero, en ese momento descubrió su verdadera vocación.

A los 15 años trabajaba para la alcaldesa de Quincy, ella conocía su talento porque estaba a cargo de un programa informático para escolares.

Freddie era el encargado de arreglar las computadoras del municipio y le pagaban 12 dólares la hora. Luego le dieron la oportunidad de monitorear los medidores de presión de agua con un sueldo de 600 mil dólares.

En ese momento Freddie decidió dejar la escuela y comenzar su propio negocio.

Inventos que salvan vidas

Cuando todo estaba yendo muy bien en la vida de Freddie, su padre enfermó. El Alzheimer comenzó a confundirlo cada vez más, al punto que se perdía cada vez que salía de la casa.

Así es como surge uno de sus primeros inventos.

“Noté que (al salir de la vivienda) nunca dejaba de ponerse los zapatos, así que les abrí las suelas, les puse un circuito con un micrófono, un parlante y una tarjeta inalámbrica de amplio alcance e integré eso con mi laptop. Todo esto era antes de que existieran Apple o Google Maps, así que lo integré con Tomtom (un sistema de navegación por GPS) para que cuando mi padre desapareciera, yo pudiera presionar un botón en mi computadora y preguntarle dónde estaba» recuerda Freddie.

La tecnología GPS que inventó para su padre, se vendió por dos millones de dólares. Poco después Nathan Friggs felleció.

Pero esta no fue la única historia que inspiró a Freddie para crear tecnología al servicio de enfermedades.

Su tío falleció producto de su diabetes ya no pudo detectar sus niveles de azúcar en la sangre.

“Los diabéticos registran ellos mismos sus niveles de azúcar en la sangre (gracias kits que venden en farmacias), pero en las zonas rurales, como el sur de Georgia, donde vivía el tío de mi mamá, no había nadie que fuera a revisarlo con regularidad. Así que creé un glucómetro inteligente que tras tomar la medida, la comparte con tu teléfono, tus doctores, tus familiares y tu compañía de seguros, de manera que si algo es anormal, envía un alerta” contó Freddie.

Así es cómo el glucómetro se convirtió en uno de sus nuevos inventos.

Una compañía millonaria

La compañía Friggs en Florida actualmente se dedica a proveer internet a de mayor alcance en las zonas rurales del estado.

Es la persona más joven en obtener una licencia para proveer internet, con 21 años, y el único afroamericano en tener el permiso.

Con las ganancias, la empresa entrega becas a niños que viven en pobreza.  Además la fundación entrega computadores para que puedan continuar con sus clases en medio de la pandemia.

 

 

- publicidad -