12 Ago, 2021. 15:31 hrs

Trío de argentinos le suben el dedo al poliamor: dicen que funciona

Los chiquillos llevan cuatro años juntos de una relación estable, piensan incluso en agrandar la familia ¿Tú estás de acuerdo con el poliamor?


5377RVSCTREY3NDDAE5LQ3DVVA (1)
Redes sociales

El poliamor es una tendencia que los amantes del amor cada día disfrutan más y se lo toman a pecho. Así lo evidenció un trio de argentinos, específicamente de Mendoza, quiénes contaron como vivían por medio del poliamor.

Nazareno Fernández, Eliana Cuchietti y Maira Fernández, son los protagonistas de una historia de poliamor “verdadero” que se ha mantenido en el tiempo. Sin ir más lejos lleva más de cuatro años juntos.

En conversación con diario Los Andes, los protagonistas de este poli amor contaron que todo comenzó hace varios años atrás cuando Nazareno y Eliana eran una pareja estable que trabajaba juntos en el call center que manejaban. Fue entonces cuando llegó al mismo laburo Maira y todo se confundió y quedó la «tole tole».

«Empezamos a ver que sentíamos cosas que no entendíamos», contó una de las implicadas, Maira, de 23 años.

Nazareno (41) también confirmó la idea de su pareja: «Empezó todo como un relación laboral, luego de amistad, y ahora, de amor».

«Los tres nos juntábamos sin problemas, pero si yo me juntaba sola con Eli, extrañábamos al otro. Algo estaba pasando… Si éramos sólo dos, en cualquier cosa que hiciéramos nos hacía falta el otro. Eso fue llevando a plantear cómo seguíamos adelante», comentó Maira.

«Tenemos una relación de poliamor y de tres. No mantenemos una relación abierta, no somos swingers. Somos un trío y nos amamos», indicó Eliana.

Trío mendocino de poliamor
Trío mendocino de poliamor

¿Cómo partió todo?

En esta especial relación fueron las mujeres quiénes sacaron la cara y dieron el primer paso. Y ojo que ninguna de las dos había mantenido una relación con otra mujer. De hecho, planificaron todo como una bromita para Nazareno, quién quedó peinado pa’ atrás.

«Habíamos organizado una juntada en nuestra casa y decidimos no salir a bailar», recordó Eliana.

«Era una cena después de pasar todo el día juntos. Con May, en un momento, nos propusimos hacerle una broma para Naza, diciéndole que íbamos a ser novias entre nosotras porque ya no nos gustaban los hombres. Cenamos, le ofrecí vino a él. Él dijo que no y ella sí aceptó. Y ahí nos dimos un beso. Quedó todo explicado», agregó. .

El chiquillo en cuestión, Nazareno confesó que era el sueño del pibe: «Como hombre es una fantasía normal, estaba en medio de dos mujeres hermosas, pero no creí que ahora estaba por empezar a formar parte de una relación de tres».

«Fue todo natural y sin problemas ya desde esa primera vez. Pasó lo que estábamos sintiendo: nos queríamos los tres, nos protegíamos», explicó Maira.

«Era lo que le estaba faltando a la relación, porque antes ya habíamos notado que sólo dos nos sentíamos incompletos», cerró.

Trío mendocino de poliamor
Trío mendocino de poliamor

No todo es color de rosa

Una de las dificultades que han tenido que enfrentar el trío de poliamor es compartir la cama. «Tuvimos que comprar una cama más grande, porque con la otra se nos hacía imposible», le dijo Maira al diario de Los Andes.

«Teníamos una de dos plazas y murió, se rompieron todos los resortes. Para colmo, cuando compramos la nueva, era tan grande que no entraba por la puerta», completó.

De hecho, ahora se proyectan: «Queremos hacer una fiesta de compromiso entre septiembre y octubre, aunque nuestro aniversario es en junio», adelantaron en la conversación con el matutino.

Finalmente, fueron consultados por el medio sobre la opción de tener hijos, debido a que son un trío y no una pareja. Ante eso ellos fueron enfáticos en recalcar que, «Nos gustaría ser papás. Lo tenemos ya planeado y diagramado (risas)… pero todavía es muy pronto», se la jugó Nazareno.

«Hemos hablado y queremos quedar las dos embarazadas al mismo tiempo. Nos gustaría mucho. Pero, por supuesto, no siempre se puede conseguir, así que si queda alguna embarazada de las dos antes, no hay problemas. Y ya veremos».