30 Nov, 2022. 19:39 hrs

Raquel Argandoña y su experiencia en un club de strippers: «Yo era como la cabrona del cuento»

La Quintrala continúa dejando la grande con sus osadas revelaciones, mediante su trabajo como panelista en Tal Cual.


Por Equipo RadioActiva.cl
Raquel Argandoña
Instagram @argandona.raquel

Raquel Argandoña sigue dejando la grande después de sus múltiples revelaciones en Zona de Estrellas y ahora en Tal Cual de TV+. Recordemos que hace un par de semanas la Quintrala reveló cuál era su disfraz favorito para el «delicioso» y ahora se motivó con otra osada confesión. 

«Tengo un disfraz de policía que es maravilloso, uno de colegiala con una faldita escocesa y un top maravilloso, y otro de nana hermoso», inició Raquel Argandoña en Tal Cual, junto con detallar que: «el de policía es el que más me encanta», señaló previo a realizar una nueva revelación.

La nueva confesión de Raquel Argandoña subida de tono

Según pudo rescatar Corazón, la Raca relató su experiencia de «cabrona» ayudando a una amiga con un vedetto. Esto después de que el panel del espacio de TV+ comentara las nuevas medidas de la comuna de Providencia, respecto al trabajo sexual. 

En esa misma línea, contó que aceptó la invitación para ir a un club de strippers con cuatro amigas, y cuando ya estaban en el lugar, las invitaron a un baile privado. Además, recordó que una de las mujeres estaban casadas con un hombre de más de 80 años, por lo que la llevaron a ver «carne joven». 

Pero la Quintrala no se quedó ahí, ya que después de elegir a un vedetto, este se quedó conversando con ellas después del show. En eso, una de las mujeres «agarró papa» y quería que Raquel Argandoña le preguntara al chiquillo cuánto cobraba. «Yo le dije ‘¿Por qué no preguntas tú? Si vo’ no vives aquí'», recordó la Raca.

La panelista de Tal Cual accedió y reveló la respuesta del vedetto. «¿Tú sabes lo que dijo? ‘No, yo soy el único que no sale del local. ‘¡Sale!’, entonces le decía que era para conversar. Yo era como la cabrona del cuento», contó Raquel Argandoña.

«Para resumirte el cuento, ella le pagó por otro baile, él le bailó y solo le bailó», desclasificó la Quintrala junto con agregar: «Ahí terminó (la historia), después nosotros bajamos y el tipo estaba compartiendo con todas las otras niñas que le pagaban tragos y tomaban. Si ellos se iban o no se iban, a lo mejor nos encontraron muy viejas», remató.

- publicidad -