31 May, 2021. 12:07 hrs

El fin de semana de ensueño que vivió Raquel Argadoña y Nano Calderón

A través de redes sociales ambos mostraron postales de su paseo.


Raquel Argandoña y Nano Calderón

Tiempos difíciles han sido para la familia Calderón-Argandoña que por el momento está totalmente dividida, luego del problema legal entre padre e hijo.

Mientras Kel se refugió con su padre, Raquel Argandoña y Nano Calderón han mostrado que están más unidos que nunca.

Hace algunas semanas fue el cumpleaños del hijo menor, y obviamente la Raca decidió disfrutar del día con él, y su hermana y papá no aparecieron en ninguna postal.

Paseo soñado

Durante este fin de semana Raquel Argandoña y Nano Calderón pasaron unos días alejados de la ciudad, junto a sus respectivas parejas.

La presentadora de televisión compartió nuevas experiencias junto a su pololo Félix Ureta, donde se les vio conduciendo motos 4X4.

«La vida es breve, has tu mejor esfuerzo💙», escribió Raquel Argandoña en su cuenta de Instagram.

Captura Instagram
Captura Instagram

Por su parte, Nano Calderón disfrutó con su polola Rebeca Naranjo, y Coca, la hija perruna de ambos.

«Un fin de semana diferente», fueron las palabras de Nano en su red social.

Captura Instagram
Captura Instagram

Tanto los seguidores de Nano Calderón y Raquel Argandoña le comentaron puras maravillas en sus postales de Instagram.

La relación padre e hija

Desde que ocurrió el escándalo legal de la familia Calderón Argandoña, la relación se quebró rápidamente.

Quién se sintió realmente decepcionada fue Kel Calderón, quién terminó peleada con toda su familia producto de la situación.

Incluso, la pelea fue hasta con su padre, ya que este decidió aceptar la posibilidad de que su hijo fuera a una clínica psiquiátrica.

Pero todo quedó atrás, ya que para el cumpleaños de la influencer, esta disfrutó junto a su padre para retomar su relación.

«De pronto la vida te da sorpresas lindas, gestos inesperados, y aunque hay heridas que demoran en sanar, la vida es muy corta para malas energías, estas flores venían cargadas del amor más puro e infinito que existe en el mundo, y es mutuo, que es lo mejor de todo, papá – hija», escribió Kel Calderón