27 Jul, 2021. 17:34 hrs

¡Aprobados por la Tencha! Conozca los tips para escoger un buen juguete sexual

Pocas parejas o solitarios se atreven a acceder a uno para mejorar el placer, pero nunca es tarde para regalonearse un poquito.


¡Ojo a los calentones! Conozca los tips para escoger un buen juguete sexual
Getty Images

Para que el delicioso sea bueno y memorable es necesario no solamente tener una buena conexión en la cama, sino que también algunas ayuditas como lo son los juguetes sexuales.

Amados por unos, y odiados por otros, estos elementos con diversos tamaños, formas y texturas ayudan a que el placer sea mucho más disfrutado que lo habitual.

El mundo de los juguetes sexuales o eróticos ofrece una gran variedad, por lo que hay para todos los gustos, desde consoladores, vibradores, lubricantes, etc.

La experta en el área, Valerie Tasso, explicó porque son tan solicitados estos productos. «Estos productos se están convirtiendo poco a poco en objetos de consumo ‘normalizado’ que forman parte de la vida sexual de las personas (ya sea en pareja o de forma individualizada)», dijo a Elle.

Aunque fue enfática en recalcar que al momento de escoger entre un vibrador o un consolador hay algunos reparos por parte de los usuarios.

«El primero es el desconocimiento que existe acerca de este tipo de productos y la falta de educación sexual, algo que también es aplicable al género masculino. El otro motivo son los falsos mitos o creencias que hacen pensar todavía a algunas personas que una mujer que utiliza este tipo de productos es más promiscua, o que los vibradores son ‘sustitutos de’, una idea errónea e incluso ridícula», expresa Tasso.

De hecho, ahora los juguetes sexuales son considerados herramientas de trabajo que benefician a muchas mujeres, dándoles «la incapacidad que experimentan algunas mujeres para alcanzar el orgasmo (de manera sistemática o puntual)».

¿Cómo elegir un buen vibrador?

Según recoge FMDOS, la experta Valerie Tasso entregó algunos tips al momento de escoger un buen juguete erótico.

  • Tenlo pensado: Antes de comprar, pregúntate qué es lo que quieres. Saber qué parte de tu cuerpo quieres estimular (el clítoris, el punto G, el ano, etc.), ayudará a encontrar el vibrador que quieres. Por otro lado también debes tener en cuenta la madurez sexual que tengas. No es lo mismo elegir algo cuando tienes 25 o 50 años, ya que las necesidades son otras. Además, si vas a una tienda, no temas en preguntar por la necesidad que buscas satisfacer, sé natural respecto al tema.
  • Compra no con los ojos, sino que con ‘la nariz’: No te dejes llevar por la falsa creencia de que los productos más grande son más placenteros. Por ejemplo, hay vibradores muy pequeños que pueden ofrecerte orgasmos de otro mundo. Una forma de saber cuál es el mejor juguete para ti respecto a su potencia, es sostener el extremo del vibrador en la punta de tu nariz. Si cosquillea lo suficiente y te hace sentir que vas a estornudar, eso significa que provocará un hormigueo en cualquier otra parte de tu cuerpo. 
  • Busca uno de buena calidad: En esto si que no debes transar. El vibrador al ser algo tan íntimo, tiene que ser bueno para tu salud, lo que significa que esté creado con buenos materiales, como silicona médica de buena calidad. Este material es suave y resistente a la acumulación de bacterias. Contrario a otros productos que pueden ser hasta cancerígenos y no del todo higiénicos. Aquí recuerdo el dicho de ‘lo bonito sale caro’.
Getty Images
Getty Images

¿Cómo lo mantengo con el tiempo?

Uno de los principales puntos a considerar, es la higiene que deben tener nuestros juguetes sexuales para que no causen ningún tipo de complicación.

«Es fundamental lavar el juguete antes y después de cada uso con el fin de evitar la proliferación de bacterias», aconseja Valerie Tasso.

«Utiliza limpiadores o spray de alta calidad adecuados para estos juguetes en vez de jabón tradicional, ya que estos productos están diseñados específicamente para preservar los materiales del producto», agregó.

Por otro lado, «es crucial secar bien el producto antes de guardarlo, ya que si se guarda húmedo aumenta la probabilidad de que proliferen bacterias y hongos».

- publicidad -