01 Abr, 2021. 14:40 hrs

Tamara Acosta reveló su dura lucha con la depresión endógena

La actriz ha atravesado duros momentos


Tamara

Este miércoles Tamara Acosta fue la invitada estelar en el programa De Tú a Tú de Martín Cárcamo. Dentro de los temas que hablaron, la actriz abrió su corazón para hablar sobre su depresión endógena.

La matriarca de «Los 80″ confesó que su depresión empezó a manifestarse cuando tenía apenas 14 años. De acuerdo a la actriz aprendió a vivir con su depresión, pero a los 30 años tuvo un episodio mayor que la alertó a ella y a todos su cercanos.

«Ahí sí era sin poder moverse, con crisis de angustia, crisis de pánico y sin poder levantarse de la cama. Ni siquiera te puedes levantar, bañarse es como subir el Everest. Y la sensación de que no quieres estar en la vida. El dolor es tan grande que uno trata de que cualquier cosa que aplaque ese dolor es mejor que esto” compartió Tamara.

Martín Cárcamo se mostró bastante consternado por lo que la actriz le estaba contando así que decidió preguntarle si alguna vez había considerado el suicidio como una opción.

Sentí ganas de no estar. No pensé como, voy a hacer esto para no estar y suicidarme, pero sí algo que me aliviara… y si hubiese tenido algo que me aliviara, sí. Y ese es el peligro de las depresiones, que terminan en suicidios porque no se soporta” le respondió Tamara

No planifiqué un suicidio pero recuerdo haber ido manejando y haber pensado -y tener las ganas- de soltar (el manubrio). Y tuve la lucidez de decirme a mí misma, ‘chuta, ojo’» añadió.

Después de ese grave episodio se dio cuenta de necesitaba ayuda profesional, llamó a un psiquiatra y se internó. Comenzó a tomar medicamentos y explicó que eso fue lo que la salvó.

Una vez que tuvo su diagnóstico y tratamiento su vida cambio para bien:“sentí que me decían que tú no estás loca, que no eres complicada, no. Tú tienes una enfermedad y esta enfermedad se trata de esta manera, listo» contó Tamara.

El complicado embarazo

Además Tamara decidió contar por primera vez lo duro fue para ella convertirse en madre a los 40 años. Tras estar 10 años en pareja con Sebastián Araya se preguntaron si querían o no ser padres.

Una vez que se decidieron, se dieron cuenta que eran muy mayores. Así que intentaron con un tratamiento de fertilización asistida y así pudieron tener a su única hija.

Pero no todo fue felicidad para la intérprete ya que tuvo que enfrentarse con la depresión posparto.

Empecé a sentir mucha angustia, mucho miedo, aparte de este amor infinito, eran las dos cosas mezcladas. Una ambivalencia terrible una sensación de catástrofe, un miedo a que pasara algo” explicó la actriz.

Tan potente era su miedo que no podía soltar a su hija: “Yo creo que pasé un mes con la guagua en brazos y como aterrorizada» reconoció la actriz.

- publicidad -